Sofás: el mueble perfecto para compartir y descansar | Homecenter
Asesoría, consejos y datos

Sofás: el mueble perfecto para compartir y descansar

Elegir un buen sofá es vital para conseguir un espacio que sea lindo y sobre todo funcional. Hoy te damos algunos consejos para que puedas elegir la mejor opción.


Los sofás son elementos que ayudan a darle mayor comodidad y personalidad a tu casa, también contribuyen a organizar mejor los espacios de tu hogar. Por lo tanto, es importante elegir el que sea más adecuado para tu espacio. A continuación te compartimos algunos consejos para poder elegir la mejor opción de sofá.

¿Cómo elegir un sofá?



Función del sofá

Lo primero que debes hacer es definir la función que tendrá el sofá en tu casa. No es lo mismo buscar un sofá para la sala, que uno para una habitación o estudio, puede cambiar el tamaño y agregar otro tipo de posibilidades funcionales (sofá cama, sofá en L, etc.).


Tamaño del espacio


Otro factor importante para tener en cuenta a la hora de elegir un sofá es tener en cuenta el espacio disponible. Para eso debes medir el lugar donde pondrás el sofá, calculando el largo, ancho y profundidad del mueble. Un sofá adecuado no debe ocupar el 100% del espacio, siempre deben quedar espacios a lado y lado de este para que de esta manera, las proporciones del espacio se mantengan dándole un aire al lugar.



Si quieres conocer nuestro surtido en sofás haz clic aquí


Si te decides por un sofá cama debes tener en cuenta el espacio que necesitas para ponerlo en uso. Mide el largo y el ancho del mueble para de esta manera calcular si en realidad va a caber en el espacio y sobre todo, si lo vas a poder usar con facilidad.



Si quieres conocer nuestra colección de sofá camas haz clic aquí





Ubicación del sofá

Otro punto que debes tener en cuenta es el lugar dónde lo pondrás en función de la distribución de la habitación. Puedes optar por ponerlo pegado a la pared o como elemento de división entre dos espacios. Ten presente que si es un cuarto pequeño, el espacio se puede aprovechar mejor poniendo un sofá en L apoyado a la pared esto, a diferencia de lo que puedes creer, le da amplitud al espacio y permite aprovechar mucho más el lugar; por el contrario, si es un espacio más grande, puedes jugar con un sofá en L y una extensión lateral para que quede en U o puedes optar también por dos paralelos.


Comodidad y ergonomía

La comodidad de un sofá está ligada a su diseño ergonómico, esto quiere decir que se acomode perfectamente a las medidas y posiciones correctas del cuerpo humano.
Un en sofá siempre tiene en cuenta la postura de la espalda, esta debe quedar apoyada por completo en el respaldo, y los pies a su vez, deben apoyar por completo el suelo. Las caderas no pueden quedar más abajo de las rodillas y las piernas deben descansar flexionadas en un ángulo de 90º para evitar problemas lumbares. Todo esto garantizará una buena postura que tu cuerpo agradecerá.



Aporte a la decoración

Una de las mayores cualidades de un sofá es que puede llenar un espacio y con elementos más básicos en compañía crear un especio increíble. Elegir un color o textil que esté en armonía con el resto de la decoración, o por el contrario, generar un punto que contrarreste con el resto de la ambientación será suficiente para que consigas el especio que sueñas.



Imagina una sala con un sofá negro con puntos blancos, una silla de madera, una mesa de centro del mismo material y otra silla roja de cuero. El sofá se convertirá en el punto focal de la sala, logrando darle un punto diferenciador al lugar. No le temas a las combinaciones, siempre es factible lograr espacios imperdibles, solo hace falta combinar paletas de color complementarias.
(Si tienes alguna duda sobre cómo lograr el espacio que sueñas te invitamos a comentar este artículo y con gusto te ayudaremos a lograr ese lugar)



Traslado

Por último, no olvides que para elegir un sofá debes tener en cuenta que lo tienes que ingresar a tu casa. Por eso mide el ancho de las puertas o ventanas por las que vaya a entrar y adicional, calcula las distancias que se requieren para acomodarlo en su lugar.
Lo más recomendable es que vayas con las medidas a la tienda para realizar tu compra, si lo haces de forma virtual también ten esto en cuenta, en casi todas las tiendas virtuales tienen las medidas de este tipo de muebles.


¿Cómo tiene que ser la estructura de un sofá?


Relleno del sofá

Es importante que el relleno permita que el sofá sea duro salvo para la zona de la espalda que debe ser más blanda para proteger los riñones. Si escoges un sofá con un respaldo blando y mullido podrás evitar que el cuerpo resbale y la espalda sufra. Hay varias opciones de relleno:


  • Pluma y/o espuma, con un espesor suficiente que asegure la comodidad al sentarse.
  • Algodón solo o combinado con muelle.
  • Poliéster y espuma viscoelástica.

Cualquiera de estas opciones es recomendada, siempre y cuando los materiales que se usen realmente sean de buena calidad. Cuando estés en la tienda comprueba la calidad del relleno, siéntate en el sillón y al ponerte de pie fíjate cuánto tiempo demora en volver a su estado normal; entre más rápido lo recuperé, mejor es su calidad.


Estructura del sofá

La estructura de un sofá debe tener alta resistencia al peso y el desgaste provocado por el uso diario, por lo que es recomendable que tenga un armazón de metal o madera de pino, incluso una combinación de ambos materiales. Además de soportar el peso del asiento y de las personas que lo usan, en el caso de los sofá-cama debe tener un mecanismo de apertura de muy buena calidad para que no se deteriore con el tiempo.


Patas del sofá

Las patas de un sofá pueden estar directamente unidas a la estructura o atornilladas. Aunque no existen diferencias en cuanto a su resistencia, las patas atornilladas presentan la ventaja de que se pueden cambiar o que en determinados momentos, pueden quitarse y hacer uso del sofá más bajo si se quiere un espacio que sea más pegado al piso.


¿Qué modelo de sofá puedes elegir?


1. Varios cuerpos


Los modelos más tradicionales de sofá pueden tener 1,2, 3 o hasta 5 cuerpos unidos. Esto va muy ligado con la cantidad de personas que se pueden sentar en él. Es muy común que en una sala de estar se pongan 2 de estos sofás para crear el ambiente adecuado para encuentro y conversación. O Que se complemente uno de estos sofás con unas sillas que hagan que el especio tenga personalidad y cumpla con su objetivo de recibir a varios interlocutores.


2. Modular

Otros sofás pueden ser modulares, esto quiere decir que tienen cuerpos o módulos de diferentes tamaños, módulos que se pueden combinar. Acá tu gusto y necesidad será de suma importancia sumado a la disposición del espacio; la ubicación de las ventanas y muros que tenga la habitación dará un buen parámetro.
Son ideales para aprovechar las esquinas o cubrir espacios amplios.



Encuentra el sofá ideal para tus espacios. Haz clic aquí


3. Sofá cama

Este tipo de sofás son ideales para una habitación pequeña, ya que permiten lograr dos ambientes que varían según su uso. Hay de 2 y 3 cuerpos, y su material en general puede ser de tela y poliéster. Un buen sofá cama tiene unas bases fuertes y sobre todo un sistema que permita seguir funcionando adecuadamente con el paso del tiempo.


También te puede interesar:

Sillones y poltronas

Un lugar cómodo donde sentarte siempre será perfecto para complementar tu dormitorio.

Los cojines y almohadones otorgan mayor comodidad, con un toque extra de color y diseño.

Lo más rico de llegar a casa es sacarte los zapatos y disfrutar de una suave y cálida alfombra bajo tus pies.

Déjate encantar por los diferentes modelos y estilos que tenemos para ti.