Te enseñamos cómo trapear tu piso según el material | Homecenter

Cómo trapear el piso según su material

Escrito por:

El equipo de redacción de Sodimac Colombia.

Octubre 22 de 2019

¿Cuidas tus pisos al máximo, pero no sabes si lo estás haciendo bien?. Te enseñamos cómo trapear cada uno de ellos sin estropearlos.


Cuando se trata de remodelación, los pisos son esos elementos que mayor inversión necesitan, más allá de que sean en porcelanato, cerámica o madera. De ahí, nuestra obsesión por cuidarlos al máximo para que no se rayen, manchen o deterioren rápido.

Pues bien, la forma en que los trapeamos puede incidir su la vida útil, razón por la que, por medio de este texto, te enseñamos cómo trapear el piso según su material. ¡Pruébalo!

Cómo trapear un piso de porcelanato

Cómo trapear un piso de porcelanato

Una de las razones por las que el porcelanato es adorado y se ha convertido en uno de los materiales predilectos para los pisos en el hogar es porque no solo descresta por su belleza, sino por su durabilidad. Sin embargo, que se mantenga tan llamativo como lo compraste depende de ti.

Aprender cómo trapear un piso de estos nos es difícil. Primero, límpialo con una mopa. Luego, trapea con una mezcla de agua tibia con vinagre o de agua tibia con jabón neutro.

Evita que el trapero quede muy húmedo, pues el porcelanato es un piso impermeable; de ahí que al absorber el agua, pueda quedar manchado.

Abre las ventanas para que el piso se seque rápido. Por ninguna razón le apliques cera o abrillantadores que tengan solventes o alcohol, ya que, pueden estropear el brillo de este piso.

Cómo trapear un piso de madera

Cómo trapear un piso de madera

La madera sobresale como uno de los materiales más apetecidos para quienes buscan que su casa no solo luzca elegante, sino acogedora. Suele ser más costosa que el porcelanato y, aunque su vida útil es prolongada, requiere mucho cuidado a la hora de trapearla.

Que no se te convierta en un dolor de cabeza cómo trapear un piso así. Lo que debes hacer es comprar un limpiador específico para madera o acudir a la mezcla de vinagre blanco con agua, pero no tibia como en el caso del porcelanato, sino fría.

Recuerda escurrir muy bien el trapero antes de comenzar a trapear. De lo contrario, la madera absorberá el agua y con el paso del tiempo puede que se levante; además, puede generar mal olor. Trapea de lado a lado.

Para finalizar, pasa un trapo seco sobre la madera. Hazlo preferiblemente con las manos, en lugar de utilizar un trapero, para que quede sin nada de humedad. Evita que los rayos de luz entren al piso, pues pueden hacer que se decolore.

Cómo trapear piso laminado

Cómo trapear piso laminado

El piso laminado cada vez tiene más seguidores en el campo de la remodelación. La razón: es el más económico en el mercado y es similar a la madera, ese material que le da un toque de distinción a cualquier espacio.

¿Cómo trapear un piso laminado? La primera recomendación es no hacerlo con tanta frecuencia como con los demás materiales, con que lo trapees una vez cada 15 días, basta.

Al igual que con el porcelanato, se recomienda utilizar agua caliente y jabón neutro. Eso sí, evita usar un trapero convencional y apuesta por uno de microfibra, pues el piso laminado es muy susceptible a los rayones.

Asegúrate de que el paño de microfibra no esté empapado, pues el exceso de agua puede afectar las propiedades del piso.

Cómo trapear pisos de cerámica

Cómo trapear pisos de cerámica

La cerámica jamás pasará de moda, en especial para quienes aman todo tipo de diseños y colores para el piso de su casa. Además de su durabilidad, una de las ventajas es que no es tan delicado a la hora de trapearlo.

No te mates la cabeza pensando tanto cómo trapear un piso de cerámica. Toma un balde con agua fría y agrégale tanto jabón como un tris de cloro. Si está muy percudido, adiciona un par de gotas de amoniaco.

Humedece el trapero y trapea común y corriente. Luego, dale una pasada con otro trapero seco. Si quieres que brille, le puedes aplicar cera, aunque con que le pases la brilladora eléctrica es más que suficiente.

Para limpiar las juntas de las baldosas, puedes utilizar un cepillo de dientes.